Peñíscola, ciudad histórica y marinera.


La historia de Peñíscola.

Peñíscola, es el perfil amurallado de la vieja población de empinadas calles de cantos rodados, proclamadas desde 1972 conjunto histórico artístico. Peñíscola, es la silueta desafiante del castillo, declarado monumento histórico nacional en 1931, que sobre una antigua fortaleza musulmana se empezó a construir en el año 1294 y fue terminada 12 años después por los caballeros de la orden del Temple. En 1319 con la disolución de la orden del Temple, el castillo pasó a manos de la Orden de la Montesa los cuales ampliaron la fortaleza: Pero sobre todo, Peñíscola es conocida como la ciudad del Papa Luna, aquel Benedicto XIII que, llevado de su carácter bravío, animó durante años el Cisma de Occidente y añadió nuevas construcciones como la llamada Torre del Papa Luna. Aún hoy, la leyenda afirma que vaga por el castillo, asomándose a las ventanas y repitiendo la frase que le caracterizó en vida: ¡el verdadero Papa soy yo!

Castillo de Peñíscola, papa luna

Los detalles de Peñíscola.

En la ciudad de Peñíscola hay que prestar especial atención al templo parroquial de Santa María de Peñíscola, con tracería gótica del siglo XV, la ermita de la Virgen de la Ermitana, que cuenta con una fachada sillar típica del barroco valenciano, el parque de artillería, el museo de la Mar, el bufador de Peñíscola, una gran brecha entre las rocas por la que “respira el Mar” en los días de temporal. Destacar detalles de Peñíscola que no se pueden pasar por alto, como las murallas o el antiguo bastión, o el parque natural de la Sierra de Irta, reserva de fauna y flora, por la que se puede hacer senderismo o paseos en bici casi todo el año disfrutando de vistas dignas de postal con el mar siempre de fondo.

casco antiguo de peñíscola

El mar de Peñíscola, sus playas y calas.

Peñíscola posee una gran variedad de playas y calas donde disfrutar del sol y el buen tiempo, gracias a su idílica ubicación junto al paraje natural de la sierra de Irta. Peñíscola tiene un clima inmejorable casi todo el año que te facilitan el disfrute de sus playas y calas. Destacan especialmente la playa norte de Peñíscola, con más de 5 km de fina arena en la que se puede disfrutar del sol, alquilar patines acuáticos y disfrutar del castillo desde el mar, una playa de aguas increíbles merecedora de varias certificaciones y reconocimientos donde la bandera azul es permanente, con un largo paseo con amplia oferta de ocio, gastronomía y alojamientos vacacionales.

playa norte de peñíscola, vista del castillo

La Playa Sur de agua cristalina y fina arena, es perfecta para practicar deportes acuáticos como el alquiler de motos acuáticas o simplemente disfrutar de la inmejorable temperatura tumbados sobre la arena con una vista al perfil sobre el mar del casco antiguo de Peñíscola.

playa sur de Peñiscola

Además, podemos dejarnos llevar más hacia el sur, para encontrar multitud de pequeñas calas recónditas a poca distancia de Peñíscola, donde se realizan prácticas habituales de buceo, surf, pesca o el simple deleite y relax en unas aguas cristalinas con la máxima paz, alejadas de la multitud.

La gastronomía de Peñíscola, con sabor a mar.

Se puede disfrutar de una excelente gastronomía en Peñíscola gracias a su tradición y riqueza pesquera y a su excelente huerta. Destacamos el “All i Pebre” de Rape, el “suquet” de pescado, el arroz a banda, la paella Valenciana, una fideua con los mejores ingredientes marineros, asi como dátiles de mar, “cañadillas”, mejillones, o multitud de platos y tapas marineras que, en general, son de gran calidad.

paellas y arroces, gastronomía de Peñíscola

Peñíscola brinda al visitante la excelencia de una cocina rica en matices y de marcada esencia mediterránea. Su estancia en Peñíscola le permitirá deleitarse con las variedades autóctonas más representativas del levante español.

Peñíscola es una ciudad cargada de historia, amasada en sol el mar y la roca. Peñíscola es un destino increíble para pasar tus vacaciones, en pareja, con amigos, o en familia, Peñíscola tiene lo que puedes desear para disfrutar de unos días maravillosos en uno de los pueblos marineros más visitados de toda España.

Ven a conocer Peñíscola.

Si deseas encontrar el lugar ideal en Peñíscola para esas vacaciones soñadas, te proponemos una selección de apartamentos, en la playa, en la sierra, en el centro o cerca del castillo. Elige tu apartamento en la playa de Peñíscola con Playa Vacaciones.

vista de peñiscola

Cómo llegar a Peñíscola.

Puedes venir hasta Peñíscola a través de diferentes medios de transporte. Si vienes en avión, los aeropuertos más cercanos son el de Castellón, a 45 km y 40 minutos en coche, el de Reus en Tarragona que está a 122 km y una hora y veinte minutos en coche, y el aeropuerto de Manises en Valencia, situados a 150 km y una hora y cuarenta minutos en coche. respectivamente. Desde los propios aeropuertos puedes tomar un vehículo de alquiler para llegar hasta la bella localidad de Peñíscola.

Si deseas venir a Peñíscola por carretera, cabe señalar que puedes acceder cómodamente gracias a la poderosa infraestructura de carreteras Nacionales y comarcales, así como por la autopista AP7 que recorre todo el mediterráneo. Si por el contrario, su medio de transporte es el tren, también puede llegar hasta Peñíscola, la estación de tren Benicarló-Peñíscola queda a menos de 10 km de nuestra bella ciudad.

Por último, otra opción muy cómoda es la del autobús interurbano. Peñíscola está muy bien comunicada gracias a diversas líneas de autobuses que proceden de las principales capitales españolas y que tienen parada en la propia estación de ferrocarril de Benicarló-Peñiscola.

Alojamientos en Peñíscola.

Si quieres disfrutar de todas las maravillas que Peñíscola tiene para ofrecerte, te proponemos una lista de alojamientos y apartamentos completamente equipados, de todos los precios y en cualquier zona que desees.

Echa un vistazo a nuestra selección para ti: Apatamentos en Peñíscola