¿Qué relación hay entre el Papa Luna y Peñíscola? Tanta como entre esta localidad castellonense y la satisfacción turística. Este destino vacacional es fantástico para todo tipo de viajeros, cuya historia apasionante se aprecia permanentemente en todo su trazado. De hecho, nos fascina el pasado de este anti papa español que estuvo a punto de producir la ruptura de la Iglesia Católica desde su castillo en Peñíscola.

Peñíscola y el Papa Luna

Uno de los pocos papas españoles que ha tenido la Iglesia católica es, precisamente, una de sus figuras más controvertidas. El aragonés Pedro Martínez de Luna nació en la localidad zaragozana de Illueca en 1398.

Ejerció su papado con el nombre de Benedicto XIII durante casi 30 años, desde 1394 a 1423, cuando murió en Peñíscola a los 96 años. ¿La particularidad? No fue el único papa en ese periodo. A raíz del Gran Cisma de Occidente —llamado también Cisma de Aviñón— llegó a haber tres diferentes que se disputaban el rango.

Sin duda, el más testarudo y peligroso para el porvenir eclesiástico fue este brillante personaje. No solo se enfrentó a la Iglesia católica hasta ser excomulgado y condenado, también llevó en jaque a las principales monarquías europeas.

Su figura emergió con la intención de pacificar el Gran Cisma, pero avivó finalmente el problema. Durante 40 años fue el protagonista principal de la mayor crisis católica de la historia. El propio Martin V, su homónimo elegido para poner fin a la crisis, ordenó su muerte.

iglesia peniscola papa luna

Sin embargo, pese a los intentos de asesinato que se orquestaron, sobrevivió hasta el final en su castillo de Peñíscola. Allí permaneció, recluido, los últimos años de su vida, ejerciendo la labor para la que se consideraba divinamente elegido.

El Papa Luna y la Peñíscola actual

castillo peniscola papa luna

La huella de este personaje, que podría protagonizar una serie televisiva de máxima audiencia, está presente en toda la ciudad. El castillo en el que se recluyó preside el skyline peñiscolano. Imperial y bellísimo, convive con sus bonitas playas y embellece las fotografías que nos sacamos en ellas.

Además, el casco histórico se estructura en torno a esta fortaleza, que por las noches se puebla con un espectacular mercadillo. En él podemos comprar ropa, joyas, ornamentos, adornos, perfumes y todo tipo de artículos, mientras callejeamos por las empinadas cuestas de acceso al castillo. Sin duda, una de las experiencias mágicas de esta población, encantadora para familias, jóvenes, parejas y aficionados a la cultura en general.

Cabe destacar que este itinerario se encuentra salpicado de bellos enclaves y miradores, con el mar Mediterráneo admirablemente próximo. Además, las terrazas, los locales gastronómicos, los pubs y los espacios chill out nos acompañan por las inmediaciones de la fortificación del Papa Luna.

Avenida Papa Luna en Peñíscola

Todavía hay más. Porque la arteria principal de la ciudad es, precisamente, la avenida Papa Luna de Peñíscola. Constituye el larguísimo paseo marítimo que conecta el castillo con la playa de Morrongo y avanza en paralelo a lo largo de toda la Playa Norte.

De día es un punto de tránsito habitual para los bañistas que eligen las distintas zonas playeras disponibles. En general, son enclaves tranquilos con poco oleaje, aguas transparentes y arena fina. De esencia familiar, favorecen un disfrute máximo de los deportes acuáticos, en especial, el paddle surf.

Durante la noche, la avenida Papa Luna se convierte en un hervidero de paseantes y actividad. De hecho, en su seno es posible encontrar abundantes espectáculos callejeros, sobre todo guiñoles, magos y danzantes. Además, las terrazas y las heladerías se suceden por toda ella. Sin duda, el recorrido favorito de los turistas. ¡Nunca nos aburrimos en él!

¿Qué ofrece Peñíscola a sus visitantes?

Esta gran arteria turística refleja a la perfección lo que es capaz de ofrecer Peñíscola en una escapada vacacional. En primer lugar, baños de sol y mar fantásticos, divertidos, agradables y acompañados con los mejores servicios.

Por supuesto, diversión y atractivos culturales, animación, terraceo y gente interesante con ganas de pasarlo bien. La emblemática presencia del castillo refleja la historia y el peso cultural de esta ubicación.

Además, las ofertas de restauración y las tiendas presentes en esta avenida recuerdan ese carácter tan comercial y gastronómico de Peñíscola.

Es, en definitiva, un destino de playa, fiesta, arte, historia, compras y muy buena comida. ¡Por eso gusta a todo el mundo!

peniscola vistas

Webcam Peñíscola Papa Luna

Esta población está llena de espacios maravillosos para tomar fotografías y realizar audiovisuales. De hecho, la webcam de Peñíscola en Papa Luna nos permite contemplar la huella de esta figura histórica. El trazado medieval de su casco antiguo, en torno al castillo, nos lleva hasta su fotogénica estatua. Asomarnos a los miradores y zonas de baño entre acantilados próximos a la fortaleza asegura la obtención de reportajes fabulosos.

En definitiva, el Papa Luna y Peñíscola son auténticos imanes para los viajeros que desean disfrutar de un buen destino vacacional. En familia, con amigos o en pareja, la satisfacción está garantizada, sobre todo, al comprobar la espectacular oferta de alojamientos disponibles en Peñíscola.